12626830_copia
miércoles 3 de abril de 2013  12:00 AM
Más que el inicio de su segunda campaña electoral, el discurso que ofreció Henrique Capriles Radonski a sus miles de seguidores en Maturín la tarde de ayer, pareció la prosecución de la campaña de 2012 que terminó seis meses atrás, cuando el candidato presidencial de la Unidad ya había alcanzado un nivel discursivo de mayor brío.Capriles pidió a sus simpatizantes “dejar el pellejo” junto a él y dejó claro que los diez días de campaña los empleará “en marcar muy bien nuestro terreno, que se sepa de qué se trata esta lucha”, que, recalcó, es muy desigual porque se enfrenta al resto de los poderes del Estado, además del Ejecutivo.

” Mis hermanas y mis hermanos, esta es una lucha por el futuro. Esta no es una lucha contra alguien, esta es una lucha a favor de nuestra Venezuela, a favor de cada uno de ustedes. Esta lucha no es pueblo contra pueblo, esta es una lucha para derrotar a quienes los utilizan a ustedes para tener el poder. Son 10 días nada más. ¡Hay que ver lo que significa hacer campaña en solo 10 días! Nosotros no tenemos recursos, pero tenemos la esperanza de un pueblo que quiere salir adelante. Nosotros no tenemos CNE, no tenemos TSJ, no tenemos Fiscalía, ni Contraloría, nosotros no tenemos la chequera de Pdvsa ¡pero nosotros tenemos la fuerza de este pueblo!”

Capriles recorrió un kilómetro a lo largo de la avenida Juncal en una camioneta que tuvo dificultad para avanzar porque la ruta estaba repleta de gente, según el reporte de Globovisión.

“Aquí van a hacer cualquier cosa para que la opinión de ustedes no quede reflejada allí (en las urnas). Van a hacer lo que sea para tratar de quedarse en el poder”, alertó el candidato vestido con la franela de la Vinotinto y la gorra tricolor.

“Hoy los venezolanos tenemos una lucha muy difícil y a quienes están allí en el Gobierno no le interesa hacerles la vida más fácil a ninguno de ustedes. A ellos les interesa que este país siga dividido, que sigan peleando unos con otros”, pero el candidato instó a sus votantes a aprovechar al máximo los pocos días y convencer a otros votantes para hacer la diferencia. “¡Si activan esa fuerza, no habrá poder en la tierra que pueda con ustedes!”.

Sin mencionar a Nicolás Maduro por su nombre, hizo alusiones indirectas a él y dejó claro que todos los cargos que él ha desempeñado se los ha ganado con el voto y no lo han “designado por decreto”. Ofreció durante media hora un discurso inspirador e invitó a todos a aprovechar “la segunda oportunidad” que se ha presentado.

“Yo quiero ofrecerles un país donde ustedes puedan caminar y sentirse tranquilos en la noche, que nadie sienta miedo de caminar por las calles de Venezuela (…) Esta oportunidad no es para elegir a un nuevo Presidente, sino una oportunidad después de estos años de aprendizaje. Venezuela no es la misma ni los venezolanos son los mismos. Ese aprendizaje es para entender que el camino, no es la división, ni el odio ni la confrontación”.

Capriles fue insistente en invitar a sus seguidores a no hacer caso de las amenazas.

“A todas las personas que sienten miedo, incertidumbre, (les digo) que derroten el miedo, que lo saquen de aquí adentro. Miedo tenemos que tenerle a un país que no avanza, a un país que va hacia atrás, a un Gobierno que persigue las ideas. Pero nadie le puede tener miedo al progreso, a tener una mejor vida, a un país que les dé oportunidades, ¡y yo estoy aquí para eso!”.