La imagen tomada por Alessandro Di Meo arrasó en la web y figuró en los principales diarios del mundo.

vaticano_rayo

Precisamente sobre la cúpula cae un rayo que parece dar sobre la basílica de San Pedro (donde de hecho está ubicado un pararrayos).

“Estaba llegando un temporal -contó Di Meo-. Cuando vi el primer relámpago tuve la idea y de inmediato me ubiqué bajo la columna. Fueron casi 40 minutos luchando con la cámara fotográfica y la intemperie para buscar realizar la foto que había pensado”.

Di Meo relató que, el lunes, al conocerse el anuncio del Papa a las 11.46 horas, fotógrafos como él y de todas las agencias corrieron hacia la Plaza de San Pedro para obtener fotografías con las que ilustrar la histórica renuncia.

La mañana en Roma estaba nublada, con algún que otro chubasco. Pero cuando llegó la tarde, una tormenta amenazó la capital italiana y el pequeño Estado del Vaticano, apareciendo con la oscuridad unos deslumbrantes rayos. A las 19.30 horas, Di Meo, quien no había parado de sacar fotografías a la tormenta eléctrica, captó el momento en que el rayo tocaba la cúpula más alta del mundo (136,57 metros).

La toma fotográfica que capturó el momento en que un rayo cae sobre la cúpula de San Pedro, horas después de la sorpresiva renuncia del papa Benedicto XVI, fue realizada por un reportero gráfico de ANSA que mantuvo la cámara ocho segundos apoyada sobre una base

Sin embargo el fotógrafo no cedió en su empeño: “Intenté varias veces más, hasta que un rayo dio sobre la cúpula justo cuando estaba tomando la imagen”, agregó.

La foto no dejó de provocar debates en la web y las redes sociales, donde muchos pusieron en duda su autenticidad, invocando un fotomontaje o alguna intervención de retoque.

El rayo captado por otro fotógrafo

Di Meo insiste ante los que siguen argumentando que es un montaje que a su célebre estampa precedió una larga serie de fotos. Es más, alega que él no fue el único en obtenerla. Y así fue: un reportero gráfico de la agencia Afp, Filippo Monteforte, también tuvo la ‘suerte’ de atrapar el rayo ‘divino’. Pero lo hizo de manera vertical, y no horizontal, siendo menos atractiva para publicar, según el criterio de las redacciones de la prensa internacional.

Para los amantes de la técnica fotográfica, Di Meo reveló los datos de la toma: “La cámara estaba apoyada sobre una baranda de contención, no sobre un trípode. El tiempo de exposición fue de ocho segundos, con diafragma 9 y 50 ISO de sensibilidad. Obviamente la máquina estaba en manual y tenía un gran angular que me permitía incluir toda la basílica en el encuadre”.

La desmentida de Di Meo fue categórica: “Comprendo que la foto pueda parecer increíble. Pero siempre se han hecho fotos de rayos. En este caso, la única diferencia es que se trata del rayo justo en el momento justo. Lo logré por terquedad, además de un poco de suerte”.

Cabe mencionar otra ‘casualidad’, la misma mañana de la noticia y el posterior rayo una de las reacciones más destacadas fue la de Angelo Sodano, decano del colegio cardenalicio, quien sentenció: “El anuncio de la renuncia de Benedicto XVI fue como un rayo caído a cielo abierto”.

fuente: http://www.latercera.com/noticia/mundo/2013/02/678-509042-9-fotografo-que-capto-rayo-sobre-el-vaticano-tras-renuncia-de-benedicto-xvi-cuenta.shtml