Las mujeres detestamos lucir un cabello encrespado, reseco, quebradizo, sin brillo y poco atractivo. La responsable número uno de que esto suceda es la falta de hidratación. Este término lo escuchamos constantemente con relación a nuestra piel, tanto del cutis como del cuerpo, pero debemos concientizarnos de que también hay que hidratar el cuero cabelludo y el pelo para evitar que este último luzca opaco, se caiga, se enrede constantemente y no crezca a su ritmo normal.

Además de todos los procesos a los que lo sometemos, como alisado, tinte, etc., los continuos cambios de temperatura pueden ser grandes enemigos del cabello. El calor o el frío son igual de dañinos, por eso debemos seguir unos pasos para procurar mantenerlo en óptimas condiciones. Es importante ponerte una vez o hasta dos y tres veces a la semana una mascarilla hidratante, no recogerlo cuando aún esté húmedo y no abusar del secador de pelo, la plancha o las tenazas. cabello-hidratado-633x346

Debes mantener una alimentación equilibrada, rica en vitaminas, minerales y proteínas. Para que funcionen mejor los productos que  apliques a tu pelo, el “tratamiento” también debe ser interno.

Lucir un cabello saludable es muy fácil si aprovechas la ayuda que te brindan los productos hechos específicamente para controlarlo y darle brillo. Entre estos se encuentran las cremas fortalecedoras del cuero cabelludo para aplicar cuando el pelo aún esté húmedo; los geles o mousses elaborados para eliminar el frizz, que a la vez le dan forma al cabello, y lo dejan sedoso y súper dócil; los productos nutritivos que lo reparan si está dañado; un hairspray de brillo ultraligero con microdifusión, que le proporcione brillo natural sin sobrecargarlo, además de que evita la estática y el encrespado. Y aunque parezca increíble, hasta el cepillo que utilices para desenredarte el cabello y peinarlo es importantísimo. Algunos expertos recomiendan uno hecho de cerdas de nailon y jabalí, y nos recuerdan que un cepillo suave siempre será menos perjudicial que un peine.

Tres consejos para tomar en consideración:

1. Conviene llevar el cabello al menos a la altura de los hombro, pues, mientras más corto, mayor será el frizz.

2. Olvídate de lavarlo durante unos días para que luzca menos erizado; puedes utilizar un champú seco.

3. Si sientes que tu pelo tiene demasiado volumen, pásale la plancha para alisarlo y ponte una banda o cintillo en la cabeza, a modo de accesorio, para que luzca menos “salvaje”.

Fuente: http://www.vanidades.com/belleza/357652/hidrata-tu-cabello/